martes, 27 de diciembre de 2011

Gusto-Re gusto.

Me desvelo liada entre las sábanas, inquieta y con muchas sed…hecho una ojeada al reloj, que marca las 6:45 Am, siento la ligereza de tu mano sujetándome de la cintura, y tu cuerpo bien pegado al mío.
Intento salir de la cama sin romperte el sueño, así que me desplazo como si fuera una gatita, sigilosamente, evitando rozar tu cuerpo, paso sobre tus piernas con cuidado…me dirijo hacia la cocina con un diminuto tanga que es la única prenda que me cubre…el frio del suelo, apura mis pasos…abro la nevera y su frio polar le da un soplo a todo mi cuerpo, haciéndome que tirité, erizando mi piel, y poniendo mis pezones duros…Saco una botella de agua y le doy un sorbo..opto por llenar un vaso  con hielo y llevármelo a la cama, no quiero tener que volver a levantarme.

Me dirijo hacia la habitación y observo que has aprovechado mi ausencia para estirarte a tus anchas, abriendo los brazos y las piernas, sonrío y te contemplo en penumbras, mientras pienso lo maravilloso que es tenerte a mi lado y que formes parte de mi vida, haciéndote participe de todos mis logros y mi inquietudes, siendo parte de mí…dejo el vaso encima de la mesita de Noche, me siento en el borde de la cama , para acariciarte…paso la yema de mis dedos por tu rostro, tus labios y desciendo a tu pecho. Te beso mezclando dulzura y temor…no quiero despertarte.
Introduzco uno de los hielos en mi boca, me incorporo y me ajusto sobre ti, sin dejar caer el peso, las frías gotas se deslizan por mi barbilla, precipitándose por la pendiente de mi cuello, escurriéndose por las montañitas de mis pechos, inclino mi cuerpo para que esas mismas gotitas vayan a parar a tu pecho. Tenemos la piel igual de erizada.
  Rasco el hielo por mis labios, perfilándolos…dirigiéndolo hacia la nuca percibiendo como se derrite por la temperatura  de mi cuerpo, mezclándose con mi piel…patinando por mi espalda…sigo el mismo recorrido anteriormente, pero ahora lo guio hasta mis tetas, rozando el pezón…primero el izquierdo que en un segundo se pone duro, muy parecido a la dureza del hielo…me estremezco…sigo hacia el pezón derecho,  que del mismo modo estimulo…de forma circular, redondeándolo…lo dejo caer hasta mi ombligo, sujetándolo con los dedos y lo poco que queda tras todo ese recorrido acaba diluyéndose con el calor y el ardor que irradia mi coñito.

Reafirmo mis manos sobre tu pecho y con mi lengua cálida voy bebiéndome toda el agua derramada sobre tu piel, relamo tu cuello, saboreo tu pecho, tus pezones…estoy segura que sientes mi lengua punzante recorriéndote por completo… de una pasada, gesto rápido y veloz…serpenteo hasta el final de la cama y me coloco entre tus piernas, paso la lengua por tus muslos y subo y asciendo hasta sentir tu polla tan cerca de mi cara que en cada palpito me da un golpe leve, Uhummmmmmmmmmm, la siento crecer, agrandarse a unos milímetros de mi boca,( que deliciosa debe estar) la sujeto por la base del tronco y mi lengua la recorre, de abajo hacia arriba, de arriba hacia abajo, con roces suaves, sin introducirla toda en la boca, me detengo en la punta, la atrapo con mis labios, mientras la agito con la lengua, llegando a clavar el filo de mis dientes, y vuelvo a bajar…esta vez dejando que mi mano haga de dirección, me excita saborearla despacio, percibir como se contrae tu cuerpo, y esperar que llegue tu movimiento pélvico.
Como intuía comienzas a moverte despacio, inclinando el culo hacia delante, pidiendo con el movimiento que no cese y que chupe con más precisión, la meto toda en mi boca, hasta que toca mi garganta, una sensación que me atraviesa y comprimo  con mis labios, cierro la boca, notando como la suave piel que la cubre, sube y baja…ensalivándola y dejando que se empape toda, para que se deslice por mi lengua con mucha más facilidad, mi mano derecha la sujeta con ímpetu, con ansia…apretando y haciendo que el movimiento cada vez sea más ininterrumpido…seguido…la libero de mis labios que la oprimen , sin dejar de lengüetear  todo el tronco…así sucesivamente…tus ojos siguen cerrados, unos gemidos y sollozos salen de tu interior, te follo con la boca…uhummmmmmm, yo misma me retuerzo de gusto, de placer…desciendo hacia tus testículos,  que humedezco y aspiro hacia dentro, mi mano es veloz , sin aflojar en el meneo ni la precisión en la que es sujeta…cada vez más rápido…y máss, y máss.

Colocas tus manos sobre mi cabeza, dirigiéndola nuevamente hacia tu polla,   enmarañando tus dedos en mi pelo, comprimiéndola hacia tu entrepierna, parece que estas furioso, golpea una y otra vez en mi campanilla, sollozas..gimes… una vez tras otra, empujas…impulsando más adentro…y en unos segundos, siento el liquido viscoso y caliente llenarme toda la boca, abriéndose paso por la comisura de mis labios…me deleito relamiéndome gustosamente, barriendo tu semen hacia el interior de mi boca, empujándolo con la lengua hacia dentro, no quiero que se desperdicie ni una gota…



2 comentarios:

Otto dijo...

terrible...me tiemblan los pensamientos.

Amaltea Náyade dijo...

Jajaja Otto, puedo entender que eso es bueno, No??

Besos muchos.